sábado, 19 de septiembre de 2020

Obreros de la viña del Señor

Domingo XXV – T.O. año A.

Mateo     19,30 - 20,16


"Llama a los obreros y págales el jornal".



Un hacendado que sale de su viña a contratar trabajadores, de eso nos habla el evangelio de este domingo: “El reino de los cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar su viña. Trató con ellos un denario por día y los envió a su viña” (Mt 20,1). El propietario no se cansa de salir, sale por tres veces, llama nuevos trabajadores a su viña y los envía a trabajar hasta el terminar el día. Cada vez que encuentra alguien o ve alguien ocioso lo llama y lo envía a trabajar a su viña. Esta parábola es muy significativa porque nos dice que el reino de los cielos es un lugar donde todo servimos y ninguno es inútil. Dios nos necesita. Dios nos pide de ayudarlo a construir su reino, todos podemos dar nuestro aporte para construir el reino de Dios. Por eso el hacendado continua a salir en varios momentos del día para contratar nuevos trabajadores porque quiere alcanzar y encontrar a todos los hombres, no quiere que ninguno se quede afuera de su reino. Jesus hoy no quieres hablarnos de economía o de justicia social, no quiere enseñarnos como se conduce una empresa. Jesus no piensa según la lógica de la ganancia, sino del amor. Es un hacendado que nunca para de buscarnos, sino hasta el último día de nuestra vida. Dios nos invita a seguirlo, quiere que estemos con él, para que todos podamos colaborar en la construcción de su Reino. Todos podemos hacer parte del Reino de los cielos. No es un dueño, sino un Padre. Un Padre que nos ama infinitamente, un Padre que nos acoge de inmediato y nos perdona cuando volvemos a Él (ver Lc 15, 11-31), un Padre que va a buscar la oveja extraviada hasta encontrarla y alegrarse mucho porque la ha encontrada (ver Lc 15, 1-7). Jesus quiere que conozcamos ese Padre, que hagamos experiencia de Él, un Dios que continúa a salir para llamarnos para que podamos involucrarnos en la construcción de su reinado. Un Dios que no se cansa de buscarnos cuando estamos perdido y que se enternece cuando nos ve volver a Él. Nos corre al encuentro, nos abraza y nos da su perdón y misericordia (Lc 15,20). Francisco de Asís a hecho esta experiencia en su vida. En la fiesta de las impresión de las llagas que hemos celebrados en esos días (17 septiembre) recordamos cuando en septiembre de 1224 el Señor Jesus imprimió en el cuerpo de Francisco los estigmas de su pasión . La impresión de las llagas que Francisco recibió fue la cumbre, de un tiempo de crisis, de desierto espiritual, que duró unos años. Evento donde Francisco se sintió amado y perdonado por Dios. Podemos decir que ese fue el culmen del proceso de configuración con Cristo de Francisco. Como escribió san Bonaventura en la Leyenda menor : “Francisco comenzó a experimentar un mayor cúmulo de dones y gracias divina. Elevándose, pues, a Dios a impulsos del ardor seráfico de sus deseos, y transformado, por el efecto de su tierna compasión, en aquél que, en aras de su extremada caridad, aceptó ser crucificado”. Francisco experimentó en su corazón un gozo mezclado de dolor… quedó su alma interiormente inflamada en ardores”. También nosotros podemos hacer experiencia de un amor tan grande. Tenemos que involucrarnos en la construcción de su reinado. Dios quiere salir a contratarnos, estaría a nosotros contestarle y seguirlo. Solamente de esa manera podremos empezar nuestro proceso de configuración a Cristo, como lo hizo Francisco.

 

Fray Matteo MARTINELLI OFM Conv.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jubileo 25 años de la Delegación de Chile

       Del 16 al 19 de noviembre de 2020, los hermanos de la Delegación junto con los dos formandos actuales, se reunieron en Santiago para ...