sábado, 23 de enero de 2021

Testimonio de Fray Benjamín Castro

“En peregrinación al encuentro con Cristo” “No me eligieron ustedes, fui yo quién los elegí, ustedes son mis amigos, serán mis testigos, viran en mi”. (Cf. Juan 15:16) Queridos hermanos y hermanas, reciban un cordial saludo de paz y bien. Les escribo desde Itagüí, Colombia, donde en estos momentos estoy viviendo mi año canónico de noviciado, junto a otros tres hermanos de América Latina.
Comparto con ustedes la alegría de comenzar esta segunda etapa de formación, que me permitirá (si Dios quiere), profesar y vivir los consejos evangélicos que el Señor nos propone a todos, porque todo cristiano está llamado a la perfección de la caridad, a poner a Cristo en el centro de su existencia, a decirle: “mi Dios y mi todo”, como bien decía el hermano de Asís. La castidad, la pobreza y la obediencia no son “reglas” que nos impiden vivir la vida, al contrario, nos abren el camino al encuentro de lo que el Señor nos tiene preparado. Cada hermano que ha llegado a esta casa de formación, ha traído consigo un sueño que nos une como novicios: el encuentro consigo mismo y con Jesucristo. San Francisco –hombre hecho oración- deseo lo mismo en una instancia de su vida y, logró con la ayuda del Padre poder hacerse menor entre los grandes. San Francisco pidió al Señor y él lo escuchó. (Cf. Salmo 33) y le hizo descubrir un estilo de vida capaz de transformarlo para bien, el cual hoy es el ideal de este carisma y familia franciscana.
No puedo dejar de mencionar que en Colombia el ritmo de vida es muy diferente al de mi querido Chile, pero, del mismo modo, no puedo dejar de admirarme por la cultura que mis hermanos comparten a diario, es verdaderamente una riqueza que se nos invita a contemplar y aprender en este año. Sé que si bien para todos es difícil dejar su patria o su región, nos consuela, anima y reconforta la disponibilidad de cada uno de entregar lo mejor pensando siempre en el otro. En estos primeros días me he dado cuenta precisamente de esto, Colombia es un país muy acogedor. Estoy seguro que mis compañeros y yo, buscamos de corazón seguir las huellas de Jesús, pobre y crucificado, y aunque muchas veces fallemos y no abramos los ojos a la realidad, quedándonos cegados en nuestros pensamientos, trataremos de dar y hacer siempre y en todo lo mejor para ser buenos frailes dentro de esta fraternidad. Lo anterior, sin duda es más fácil con la ayuda de la oración, la cual les agradezco muchísimo. ¡No saben cuántas muestras de cariño he recibido en estos días!, cada una de ellas la transformo en una pequeña ofrenda que presento al Padre en cada Eucaristía.
Por el momento, solo les quiero comentar la alegría de encontrarme en este lugar, junto con los sentimientos encontrados por dejar Chile y cada uno de ustedes. De corazón, les pido puedan seguir apoyándome con sus oraciones, de forma especial por Fr. Augusto que se encuentra en Italia y por mis hermanos del noviciado Falc: Fr. Neyder y Fr. Alfredo de Colombia y Fr. Hector de Cuba. Que el Señor, Dios de la vida, les acompañe en este 2021 y que nos haga dóciles y fieles a su llamado, para que cumplamos siempre su santa y verdadera voluntad. Un fraternal abrazo a cada uno. Fr. Benjamín Castro H. Novicio OFMConv.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

I° Domingo de Cuaresma: ¡Ha llegado el momento¡

Evangelio Según San Marcos 1, 12 - 15.           El miércoles pasado, con la imposición de la ceniza, comenzó la Cuaresma y, en el primer do...